El 25%  se destinará para el mercado nacional; 10 millones  se ofertan durante la feria

Más de 65 millones de esferas fueron producidas en el Pueblo Mágico para la presente temporada, de las cuales 25 por ciento es para el mercado nacional y 10 millones de piezas son ofertadas durante la 13 edición de la Feria de la Esfera.

En el municipio se encuentra la fábrica más grande de América Latina, misma que exportará 30 por ciento de su producción.

Abel Castillo Martínez, presidente del Consejo Michoacano de Marcas Colectivas, señaló que derivado de la economía que priva en el país, “al inicio de la feria las ventas no fueron tan buenas como se esperaba; sin embargo, han mejorado” y hasta el 16 de diciembre esperan vender 10 millones de piezas, con lo que duplicarían la venta del año pasado.

La feria inició con 10 productores, “como un mercadito con cartones de esferas a la intemperie sin que nadie lo notara, simplemente se vendía porque tradicionalmente llega turismo al municipio”. En esta edición cuenta con 94 expositores al interior del auditorio municipal, 60 en una calle aledaña y con los locales en el centro del poblado se cuentan más de 250 expositores.

Tlalpujahua cuenta con más de 150 talleres familiares, la producción de esferas inició hace más de 50 años y el pionero fue Joaquín Muñoz Orta, quien después de viajar a Estados Unidos creó un taller en el pueblo, que ahora es la fábrica Adornos Navideños, misma que internacionalizó la esfera y posiciona al municipio como principal productor con la empresa más grande de Latinoamérica.

José Daniel Muñoz Ruiz, administrador de la Casa de Santa Claus, relata que a finales de la década de los 50 “mis papás comenzaron la producción de esferas en un taller pequeño y en 1965 formaron la empresa Adornos Navideños, que actualmente es la fábrica más importante de México y América Latina en cuanto a producción, calidad y precio”.

La familia Muñoz, como se les conoce en el pueblo, fue el origen de la tradición en la producción de esferas, “es un orgullo que la iniciativa y el trabajo de mis papás haya dado como fruto el oficio de Tlalpujahua, que es el pilar de la economía y la oportunidad de sustento de las familias”.

Lee la nota completa: La Jornada Michoacán